Cicatrices de acné: ¿Cómo tratarlas?

Las cicatrices de acné son un problema muy común que aqueja, sobre todo, a adolescentes y jóvenes. Pero esto no es solo cuestión de aspecto físico, ya que, incluso, puede llegar a dañar el autoestima y a las relaciones interpersonales de quienes la padecen.

Afortunadamente, gracias a los avances tecnológicos en dermatología estética, existen muchas opciones disponibles para abordar estas cicatrices de acné. Pero, sin duda, el mejor tratamiento siempre será la prevención. Es decir, no manipularse el rostro cuando se tiene acné activo.

¿Qué son las cicatrices de acné?

Antes de mencionar los tratamientos, comencemos definiendo qué son las cicatrices de acné.

Las lesiones por el acné se forman cuando las capas exteriores de la piel, la epidermis, y las más profundas se infectan debido a una manipulación de la zona afectada.

Ante esto, la piel intenta regenerarse, pero no lo hace exactamente como estaba. La herida se reemplaza por tejido de granulación formado, que aunque puede ayudar a curar la lesión, es el causante de las molestosas cicatrices.

Cicatrices de acné

Tipos de cicatrices de acné:

Existen muchos tipos de cicatrices. Sin embargo, hoy te mencionamos las principales.

1.Cicatrices atróficas:

Las cicatrices atróficas se caracterizan por ser lesiones hundidas, es decir, simulan un piqueteado en la piel con forma de «U». Estas se desarrollan cuando una herida no se cura correctamente y se forma muy poco tejido de unión.

2. Cicatrices hipertróficas y queloides.

Se caracterizan por ser rojas, duras y por producir picor. Las cicatrices queloides se diferencian solo porque crecen sobrepasando los límites de la herida de la piel.

3. Cicatrices onduladas:

Las cicatrices onduladas suelen ser profundas y anchas, y dejan en la piel una textura irregular u ondulada.

Tratamientos para combatir las cicatrices de acné:

A continuación te enumeramos los principales tratamientos para las cicatrices de acné que, ya sea usada de forma individual o combinada, logrará mejorar la apariencia de tu piel.

Tratamiento de Láser fraccionado CO2:

Uno de los principales tratamientos para combatir las cicatrices de acné es el Láser fraccionado CO2 (Acupulse de Lumenis).

Antes de aplicarte el láser, se te esparce una crema anestésica para reducir las molestias. Tras el tratamiento, la piel se enrojecerá y quedará un poco inflamada.

A los 3 días suelen aparecer costras finas en la superficie tratada, que irán cayendo en torno a los 7 días, dejando una piel cutánea renovada y con una rojez tenue que se irá desapareciendo a lo largo de varias semanas.

El resultado empieza a apreciarse a los 6-12 meses, pues es cuando se obtiene la mejoría completa de la formación de colágeno y elastina. Los cuidados posteriores son una crema cicatrizante y reparadora, y una correcta protección solar.

Tratamiento de Láser Fraccionado no ablativo:

El tratamiento con láser Fraccionado no ablativo se caracteriza por emitir columnas de calor en la capa profunda de la piel para producir colágeno y elastina, respetando la superficie de la piel. Es decir, trabajará  sin formar heridas o costras.

Entre los más destacados tenemos el láser Starwalker; un equipo versátil y adaptable a varios tipos de tratamientos de la piel como las cicatrices de acné, eliminación de tatuajes, manchas o incluso, rosácea.

Durante este procedimiento, se aplica una crema anestésica para que el tratamiento no sea molesto para el paciente.

Y aunque al acabar la piel quedará enrojecida e inflamada, al tercer día, comenzará a bajar y brotará un fino piqueteado que desaparecerá en aproximadamente una semana.

El resultado empezará a apreciarse a los 3-6 meses de la primera sesión.

Tratamiento de Peelings Químicos

Los peelings químicos son otra de las soluciones más usadas para tratar las cicatrices de acné.

Este procedimiento consiste en la aplicación de una sustancia con capacidad exfoliante, con la finalidad de conseguir una renovación celular rápida en las diferentes capas de la piel. Es decir, trabaja para eliminar el acné, las manchas, las cicatrices de acné, entre otros problemas.

En conclusión, un proceso que te ayudará a restaurar, recuperar y mejorar el aspecto de tu piel.

Tratamiento Micro agujas o Microneedling Nanopore:

El tratamiento de Microagujas Nanopore, o Microneedling, es un procedimiento dermatológico mínimamente invasivo que trata desde pieles jóvenes con cicatrices de acné hasta adultos que buscan tratar líneas de expresión.

Este método consiste en realizar múltiples micropunciones en la piel con un dispositivo electrónico que contiene microagujas y controla la profundidad de esas pequeñas incisiones. ¿La finalidad? Inducir la producción de nuevo colágeno y estimular las células de la piel y el sistema circulatorio, lo que permite conseguir una piel más gruesa, luminosa y con un aspecto más liso y uniforme.

Tratamiento de subcisión para cicatrices de acné:

El tratamiento de subcisión es una técnica complementaria que acompañada de un tratamiento láser no ablativo, combate eficazmente las cicatrices de acné, especialmente las cicatrices onduladas o tipo “rolling”. Es decir, las pieles con mucha fibrosis profunda, que tira del tejido hacia abajo produciendo hundimiento en la piel.

¿Tienes problemas de acné? ¡Tenemos la solución! En Derma Age contamos con la última tecnología para ayudarte a desaparecer esas molestosas cicatrices de acné. Con profesionales expertos, te brindamos la solución según tu tipo de cicatriz, de piel y la gravedad de estas. ¡Saca tu cita hoy y descubre cómo ayudar a tu piel!

Relacionados

Compartir esta publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.