Varicela en Niños | Dermaage

Varicela: Síntomas y causas | GUÍA PARA PADRES

Hoy nos sumergiremos en un tema que despierta ciertas inquietudes: la varicela en los pequeños aventureros de la casa. Aunque puede parecer una pequeña tormenta en el viaje de la infancia, no es más que una nube pasajera. Como expertos en pediatría, en este artículo exploraremos los síntomas, tratamientos y, lo más importante, les daremos las herramientas necesarias para atravesar este pequeño bache con confianza y serenidad. ¡Comencemos!

¿Qué es la varicela?

La varicela es una infección viral común causada por el virus varicela-zóster, parte de la familia de los herpes. Este virus tiene una manera peculiar de propagarse: se transmite a través del contacto directo con las ampollas o mediante las pequeñas gotas liberadas al toser o estornudar. Por esta razón, es bastante común en entornos donde los niños comparten espacio y juegos.

¿Por qué se produce?

Ahora, ¿por qué se produce? La respuesta es que la varicela es una de esas experiencias que casi todos vivimos durante la infancia. Es una manera en que el sistema inmunológico del niño se encuentra con el virus y aprende a defenderse contra él en el futuro. Aunque puede parecer una pequeña molestia, en realidad, este proceso contribuye al fortalecimiento de las defensas naturales del cuerpo.

La infección comienza con la entrada del virus al cuerpo a través de las vías respiratorias o los ojos. Luego, el virus se replica en las células de la garganta y los ganglios linfáticos, y posteriormente se disemina por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo. Durante este proceso, el virus causa síntomas como fiebre, malestar general y la aparición característica de erupciones cutáneas en forma de pequeñas ampollas.

¿Cómo se contagia la varicela en niños?

La varicela es una enfermedad altamente contagiosa. La fase de mayor contagio generalmente se ubica durante los primeros 2 a 5 días de la enfermedad, es decir, aproximadamente uno o dos días antes de que la erupción cutánea se manifieste en la piel. Esto significa que es posible estar propagando la varicela de manera inadvertida.

Una niño con varicela puede contagiar a otros solo con toser o estornudar, ya que esta acción libera pequeñas gotas portadoras del virus, las cuales pueden ser fácilmente inhaladas por otras personas o entrar en contacto con sus manos. La prevención y el entendimiento de cómo se transmite la varicela son clave para minimizar la propagación de la enfermedad.

Síntomas de la Varicela Infantil

La varicela en niños presenta síntomas característicos que son similares a los observados en adultos, pero la intensidad y la duración pueden variar.

Inicialmente, la varicela en niños puede manifestarse de manera similar a un resfriado, con síntomas como congestión nasal, estornudos y tos. Sin embargo, al cabo de un par de días, se inicia la erupción. Esta es la característica más distintiva de la varicela. La erupción comienza con pequeñas manchas rojas que evolucionan rápidamente hacia ampollas llenas de líquido que pueden aparecer en la cara, el cuerpo, extremidades, e incluso en áreas como las ojeras y boca.

Un punto importante es que las ampollas de la varicela pueden causar picazón intensa. Es esencial evitar que los niños se rasquen para prevenir infecciones secundarias y cicatrices.

Después de aproximadamente 24 a 48 horas, el líquido contenido en las ampollas se vuelve opaco, y estas comienzan a formar costras.

Las ampollas de la varicela suelen aparecer en oleadas, lo que significa que, a medida que algunas desarrollan costras, es posible que surja un nuevo grupo de manchas. En general, se espera un período de 10 a 14 días para que todas las ampollas formen costras, momento en el cual el pequeño ya no contagia.

Otro de los síntomas muy comunes de la varicela es la fiebre. Esta puede manifestarse como un aumento de la temperatura corporal, acompañado de malestar general, cansancio, disminución del apetito y debilidad. Puede durar varios días y, en algunos casos, puede ser el primer indicio de que se está desarrollando la infección por varicela.

Es importante señalar que la fiebre es una respuesta natural del cuerpo ante una infección y, en el contexto de la varicela, suele ser una fase temporal que forma parte del proceso de recuperación. Durante esos días se recomienda que el pequeño mantenga una buena hidratación, descanso adecuado y seguir las indicaciones de su profesional de la salud.

Picazón en la varicela en niños, ¿qué hacer?

En primer lugar, es importante reconocer que el rascado es una reacción común cuando la piel está irritada por la varicela. Sin embargo se debemos evitarlas para no desgarrar la piel y queden cicatrices.

  • Para minimizar cualquier riesgo de infección, mantén las uñas de tu hijo cortas y limpias. Esto no solo reducirá la posibilidad de lesiones cutáneas por el rascado, sino que también ayudará a mantener la piel en buen estado.
  • Además, puedes aliviar la picazón aplicando cremas o lociones recomendadas por el médico. Estos productos no solo hidratarán la piel, sino que también proporcionarán un alivio calmante. Considera bañar a tu pequeño con agua tibia y agregar avena al baño para reducir la irritación y contribuir a una sensación general de bienestar.
  • Mantenlo fresco , ya que el calor y el sudor aumentan la picazón.
  • Finalmente, distraer a tu hijo con actividades que le gusten puede ser una estrategia efectiva. Juegos, películas o cuentos pueden desviar su atención de la picazón, ayudándolo a sobrellevar mejor este periodo.

Recuerda que siempre puedes consultar con el médico si tienes inquietudes específicas o si necesitas orientación adicional. ¡Estamos aquí para brindarte apoyo y tranquilidad durante este proceso!

Compartir esta publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.